Captura de Pantalla 2019 12 29 a las 14.10.21

Edición 6 | Artículo Principal | Agosto 2021

 

Años llenos de vida: Envejecimiento saludable y feliz

Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia


En México, según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2018, residen 15.4 millones de personas mayores de 60 años de edad, cifra que representa 12.3% de la población total, de éstas, 1.7% viven solas.

Según el último censo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de 2020, las entidades que concentran mayor parte de la población adulta mayor son el Estado de México, con más de 1.9 millones; Ciudad de México, 1.5 millones; Veracruz, 1.2 millones y Jalisco, con cerca de un millón. Mientras que, las menos envejecidas son Baja California Sur, Chiapas y Quintana Roo, que registran proporciones menores a 10% de su población de 60 años o más.

En América Latina, una de las regiones del mundo donde crece más rápidamente la población de personas adultas mayores, el número de años vividos con una discapacidad para quienes tienen 80 años y más ha aumentado aproximadamente en 77% durante la última década y media, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Y, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la tendencia de envejecimiento poblacional se presenta a nivel mundial, ya que las personas mayores de 60 años de edad, crece a un ritmo más rápido que el resto de otros segmentos. Por primera vez en la historia, en 2020 las personas adultas mayores superaron en número a las niñas y los niños menores de cinco años.

Ante este panorama, el organismo internacional declaró al periodo comprendido entre 2020 y 2030 como la Década del Envejecimiento Saludable, con el objetivo de apoyar e impulsar la acción mundial para mejorar, tanto la vida de las personas adultas mayores, como la de sus familias y comunidades.

Para lograr lo anterior, los países miembros deberán impulsar acciones que faciliten la participación en la sociedad de las personas adultas mayores, prestarles atención integral y servicios de salud especializados, a fin de que puedan disfrutar de la mejor manera esta etapa de su vida.

Las iniciativas emprendidas como parte de este Decenio buscarán:

  • Cambiar la forma de pensar, sentir y actuar frente a la vejez y el envejecimiento.
  • Facilitar la capacidad de las personas adultas mayores para participar y contribuir a sus comunidades y a la sociedad.
  • Prestar atención integral y servicios de salud primaria que respondan a las necesidades de la persona.
  • Proporcionar acceso a cuidados de largo plazo para quienes los necesiten.

Pero ¿Qué es el Envejecimiento Saludable? Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), es el proceso de fomentar y mantener la capacidad funcional que permite el bienestar en la vejez, el cual abarca cuestiones como la felicidad, la satisfacción y la plena realización.

Especialistas coinciden que, para garantizar una buena calidad de vida en la vejez, es necesario comenzar con los cuidados preventivos desde los primeros años de vida, ya que, en este proceso, además de las cuestiones genéticas de cada persona, se deben mantener hábitos saludables y una adecuada nutrición, realizar actividad física y construir redes sociales y familiares.

Hoy más que nunca, en el contexto de la pandemia por la COVID-19, el ser humano es consciente de su vulnerabilidad ante situaciones de emergencia, especialmente en el caso de las personas adultas mayores, ya que fue el grupo poblacional se encuentra en mayor riesgo.

Por su parte, la OPS señala que la crisis sanitaria ha traído lecciones para tomar en cuenta, y poner mayor atención en las necesidades y vulnerabilidades de las personas adultas mayores y su derecho a la salud; pues las tasas de mortalidad mayores se presentaron en las personas con comorbilidades y deterioro funcional, frente a la fragilidad de los sistemas de salud para apoyar a la población mayor.

Es momento de transformar este episodio de la historia de la humanidad en una oportunidad única para revisar, de manera personal, como sociedad, instituciones y Gobierno, las acciones y cuidados que se llevan a cabo para mantener la salud, como uno de los bienes más preciados que tiene todo ser humano, el cual permite llevar una vida más larga y en las mejores condiciones posibles.

Para el Sistema Nacional DIF, garantizar la protección de los derechos de las personas adultas mayores, sobre todo de aquellas que se encuentran en situación de vulnerabilidad, es uno de sus principales compromisos. Como parte del Gobierno de México, somos una institución que fortalece día a día las acciones y programas que opera y que son dirigidos a este sector, por su bienestar y para cumplir con el principio de no dejar a nadie atrás y nadie fuera.

 


 

 

María del Rocío
García Pérez

Titular del SNDIF

Retribuir años de esfuerzo de las personas adultas mayores

OPINIÓN

 

Ana Luisa Gamble Sánchez Gavito

Directora de Gerontología

Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores

Cuidados de personas adultas mayores con algún grado de dependencia

COLUMNA INVITADA