Captura de Pantalla 2019 12 29 a las 14.10.21

editorial final num3

Edición 7 | Artículo Principal | Diciembre 2021

 

Familia DIF, Fortaleza y Unión

Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia


Volver a mirarse a los ojos, chocar el puño, sonreír a través del cubrebocas y aprovechar la posibilidad de reunirse de manera presencial para definir metas, alcanzar acuerdos y establecer compromisos que beneficien a la población que más lo necesita, son parte de las satisfacciones que dejó la Tercera Reunión Nacional de Titulares de Sistemas para el Desarrollo Integral de la Familia, celebrada en Xochitepec, Morelos, los días 9 y 10 de noviembre de 2021.

Los más de 20 meses de prueba continua que impuso el confinamiento y redujo al mínimo los encuentros en grupo, sustituidos por reuniones virtuales, sirvieron para demostrar que a los organismos encargados de brindar asistencia social a las personas en situación de vulnerabilidad, nada los detiene.

Junto con las dependencias de los tres niveles de gobierno encargadas de la atención a la salud, los Sistemas DIF del país siguieron trabajando, cumpliendo con su responsabilidad de distribuir los apoyos de programas sociales federales, coordinados por el DIF Nacional, y estatales, para evitar que la pandemia causara mayores daños a la población de menores ingresos económicos.

Así se garantizaron los derechos de niñas, niños, adolescentes, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, personas mayores y personas con discapacidad, a la salud, la alimentación, la educación, a una vida sin violencia, a la participación y a vivir en familia, entre otros.

En la reunión se pudo corroborar que la Familia DIF es fuerte, está unida y dispuesta a trabajar en equipo, apoyarse, intercambiar experiencias, compartir propuestas y alcanzar metas.

Balance, logros y retos

editorial dicEn el encuentro, titulares, directoras y directores generales y representantes de los 32 Sistemas Estatales DIF presentaron los avances y logros alcanzados en 2021, mediante la aplicación de los programas sociales que operan, con recursos propios y con participaciones federales o asignación de recursos por parte del DIF Nacional.

En particular, hicieron énfasis en aquellos apoyos entregados a la población durante la pandemia de la COVID-19. En sus exposiciones subrayaron que la contingencia sanitaria no detuvo sus labores y que, atendiendo las indicaciones de la Secretaría de Salud mantuvieron la aplicación de programas, la entrega de apoyos y la prestación de servicios.

La lista de actividades desarrolladas fue diversa, pero siempre enfocada a brindar atención a las y los usuarios de acuerdo con sus necesidades específicas. De esta manera, se llevó a cabo la entrega de raciones alimentarias, a través de despensas mensuales, para sustituir la distribución de desayunos escolares.

Los Sistemas DIF del país recurrieron a la tecnología para no suspender las consultas y terapias de rehabilitación en beneficio de las personas con discapacidad y se abrieron espacios especializados, como la atención del autismo.

Por otro lado, se crearon de grupos de desarrollo comunitario que recibieron capacitación, herramientas e insumos para incrementar sus producciones; se incentivó la convivencia familiar afectada por el confinamiento; y se involucró a madres y padres en los procesos educativos para evitar la deserción escolar.

Se pusieron en marcha Modelos de Atención Socioemocional para la niñez y adolescencia afectada por la pandemia, ante el aislamiento y pérdidas de familiares; se llevaron a cabo campañas de sensibilización y lucha contra el cáncer de mama; se fomentó la resiliencia, el empoderamiento, la inclusión productiva y la dignificación de las personas por medio de la rehabilitación.

Ante la presencia de las caravanas migrantes que cruzaron el territorio nacional, se instrumentaron acciones de asistencia, apoyo, albergue y restitución de derechos, particularmente en favor de niñas, niños y adolescentes.

También se redobló la atención hacia las personas adultas mayores, consideradas como uno de los grupos con mayor vulnerabilidad, a quienes se brindaron visitas médicas, llamadas de contención psicológica, asistencia legal y talleres en línea.

Para restituir el derecho de niñas, niños y adolescentes a vivir en familia, se agilizaron los procesos de adopción, que no fueron suspendidos por la pandemia, se impulsó la asignación de mayores de 9 años y las adopciones de familias homoparentales o personas solteras, y se brindó apoyo a poblaciones afectadas por desastres naturales.

El camino a seguir

En la Tercera Reunión Nacional, las y los Titulares de los Sistemas DIF del país definieron la ruta de trabajo que seguirán en los próximos años, a partir de la definición de una agenda de compromisos que colocan a las personas en situación de vulnerabilidad en el centro de las decisiones y políticas de gobierno.

Coincidieron en fijar, como eje rector de sus acciones, la transformación de la asistencia social, superando la visión asistencialista para atender a la población en situación de vulnerabilidad con un enfoque de derechos.

A partir de este principio y a propuesta de la Titular del Sistema Nacional DIF, María del Rocío García Pérez, se acordó asumir una serie de compromisos con el propósito de contribuir a que en México nadie quede atrás y nadie quede fuera de las posibilidades de bienestar y desarrollo, de una sociedad justa e igualitaria.

La agenda de temas que constituyen las metas por alcanzar son:

* La instalación del Consejo Nacional de Asistencia Social, encargado de dar seguimiento a las acciones interinstitucionales, impulsar políticas públicas y estrategias de atención y prestación de servicios asistenciales, públicos y privados;

* Establecer líneas de comunicación y colaboración eficaz entre las Procuradurías de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes y los Sistemas Estatales DIF para identificar a niñas, niños y adolescentes en situación de orfandad a consecuencia de la COVID-19, ubicar sus necesidades, focalizar y dirigir apoyos sociales;

* Integrar el Registro Nacional de Centros de Asistencia Social;

* Concretar la transición de desayunos escolares fríos a calientes para alcanzar hasta el 85% del total en 2024;

* Habilitar más espacios para la atención de la niñez y la adolescencia en situación de migración;

* Reducir la institucionalización de la niñez y la adolescencia e impulsar medidas administrativas y legislativas para facilitar la adopción.

Nadie puede solo

Al cierre de la Tercera Reunión Nacional de Titulares de Sistemas para el Desarrollo Integral de la Familia, se concluyó que la relevancia de las metas fijadas, hace indispensable la colaboración, participación y coordinación de todos quienes forman parte de la Familia DIF.

Como se expresó durante las reuniones de trabajo, también se requiere del apoyo de los tres niveles de Gobierno para poder transitar de la asistencia social al bienestar social. La unión de voluntades permitirá enfrentar los desafíos.

Superada la etapa más crítica de la pandemia, la Familia DIF puede sentirse orgullosa de haber comprobado que solo el trabajo en equipo, la suma de esfuerzos y de entusiasmo, dan resultados positivos que repercuten de manera directa en la vida de las personas que más lo necesitan.

 


 

 

María del Rocío
García Pérez

Titular del SNDIF

Sistemas DIF, más fuertes y más unidos

OPINIÓN

 

Imprimir

familias de acogida