Captura de Pantalla 2019 12 29 a las 14.10.21

opinion

Edición 1 | Opinión | Junio 2020

Foto editorial

María del Rocío García Pérez

Titular del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia


Vivir en familia para ser feliz

 

En los últimos meses hemos experimentado situaciones extraordinarias en las que sensaciones como la angustia y la incertidumbre ocuparon muchas veces nuestra mente. Los días de confinamiento han sido difíciles de sobrellevar; pero hemos podido hacerlo en buena medida y, en la mayoría de los casos, porque contamos con el apoyo de nuestros seres más cercanos y queridos: nuestra familia.

Para el Sistema Nacional DIF, la familia es la base social más fuerte, la institución más sólida y su papel es insustituible, sobre todo en la etapa de formación de niñas, niños y adolescentes.

Es por eso que uno de nuestros objetivos ha sido incorporar y promover acciones para el fortalecimiento de una perspectiva familiar y comunitaria, a partir de aspectos como la construcción ciudadana, el desarrollo humano y el despliegue de capacidades para la vida, que permiten la formación y realización de las personas en el ámbito familiar y social, sobre el fundamento de conductas y relaciones no violentas.

Para ello, es imprescindible fomentar uno de los sentimientos más hermosos y sublimes que posee el ser humano: el amor, un valor que también se cultiva en el seno familiar y que da lugar a otros igual de importantes como la comprensión, la generosidad, la honestidad, el perdón, la responsabilidad, la comunicación, el cariño, el respeto o la convivencia.

A través del amor podemos compartir cosas buenas con quienes nos rodean, superar adversidades y sobrellevar momentos difíciles, como el que vivimos por la contingencia sanitaria provocada por el COVID-19. No podemos cerrar los ojos y dejar de reconocer que, por desgracia, no en todas las familias predomina el amor y los demás valores que se derivan de él.

Por esa razón, el Sistema Nacional DIF impulsa una estrategia definida como “Buen Trato”, que tiene la finalidad de impulsar acciones positivas que propicien la convivencia familiar y la fortalezcan como una base segura, reafirmando que niñas, niños y adolescentes, mujeres y hombres, personas adultas mayores, sin importar su condición física o mental, merecen un trato respetuoso y digno, ejercer su libertad de expresión y vivir sin violencia.

La estrategia del “Buen Trato” considera como uno de sus pilares, que la principal responsabilidad de la educación y el desarrollo de las hijas y los hijos recae en las familias, por lo que las acciones que en ella se desplieguen deben estar encaminadas a fomentar, precisamente, la convivencia armónica y las relaciones orientadas al bien común.

El confinamiento nos dio la oportunidad de tener un espacio de acercamiento familiar, ya que si bien la tecnología ha traído consigo muchos beneficios, también había generado alteraciones en la interacción humana, afectando sobre todo la comunicación, el diálogo y la convivencia al interior de las familias.

Es así que, en el resguardo de nuestros hogares, pudimos reencontrarnos. Y es por eso que superar las adversidades derivadas de la contingencia es un reto que hemos podido enfrentar en familia. Este número uno de nuestro espacio digital Familia DIF, el Sistema Nacional, los Sistemas Estatales y Municipales lo dedicamos a las familias, cualquiera que sea su integración, a las acciones emprendidas como autoridad para fortalecer la base más importante de la sociedad, al núcleo que nos da unidad y cohesión como país.

 

 

Christian Skoog

Representante de UNICEF en México

La Familia: núcleo fundamental de la sociedad

COLUMNA INVITADA

Imprimir